Salidas

Bicicleta para el clima – bicicleta para la paz

Quince miembros de la asociación Ad Pacem recorrieron juntos durante dos días los carriles bici de Luxemburgo. Este viaje en bicicleta nos hizo comprender hasta qué punto este medio de transporte reduce la contaminación atmosférica y el cambio climático. Y aporta bienestar y paz a la mente, al alma y al cuerpo.

El 15 de abril por la mañana salieron del Glacis de la ciudad de Luxemburgo por el carril bici 2, que les llevó por el Pont Rouge y por el Kirchberg hasta Echternach.

La pausa para el almuerzo fue en la parada del autobús en el pequeño pueblo de Rippeg. En Consdorf hubo la posibilidad de ver la enorme bomba americana, encontrada en 1990, de la 2ª Guerra Mundial, en un lugar ajardinado justo al lado del carril bici. El grupo llegó al lago de Echternach alrededor de las 15:30 horas.

Visita de la villa galo-romana

A las 16:30 horas, una decena de socios realizaron una visita guiada al Museo de la villa galo-romana y al propio yacimiento, que se encuentra justo detrás. El guía del museo explicó muy bien la vida de los habitantes de esta villa galo-romana que estuvo habitada desde el siglo I al V d.C.

Desde la azotea, que es también la terraza del museo, uno puede hacerse una buena idea del tamaño y de las considerables dimensiones de esta granja y de las tierras que la rodeaban en aquella época. En el interior del museo el visitante puede comprobar la importancia de los estudios clásicos de la joven aristocracia galo-romana y el arte de la cocina de la época.

El yacimiento ofrece una buena panorámica de los numerosos detalles que han sacado a la luz las excavaciones realizadas hasta la fecha.

La cena se sirvió en la terraza del albergue juvenil de Echternach.

Visita de la Basílica y de la cripta

El viernes por la mañana, todos subieron a sus bicicletas y se dirigieron a Echternach, donde el grupo asistió a la misa de las 9 en la basílica. A continuación, el párroco, el Sr. Erasmy, explicó brevemente la historia de la basílica desde sus inicios en el siglo VII hasta la actualidad. Repasó las diversas destrucciones y reconstrucciones que ha sufrido la basílica a lo largo de los siglos.

Bajo su dirección, el grupo visitó la cripta donde se encuentra el sarcófago de San Willibrord. Es el patrón de Luxemburgo y la procesión de baile que se celebra el martes de Pentecostés para honrar su memoria está inscrita en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la humanidad de la UNESCO desde 2010.

Hacia las 10.30 horas, el grupo salió de Echternach a lo largo del río Sûre por el carril bici nº 3. Poco antes del mediodía, se hizo una pausa para comer en Born, un pequeño pueblo cercano al río Sûre. Después de una barbacoa, el grupo retomó la pista n. 3 hasta el puerto de Mertert y luego la pista n. 4 hasta Niederanven. Allí la ruta se unió al carril bici 2 y los últimos kilómetros del recorrido correspondieron a los primeros del día anterior. La llegada al Glacis fue hacia las 19.30 horas.

Cansados después de dos días de ciclismo, todos pudieron comprobar hasta qué punto el esfuerzo físico de la bicicleta, en contacto con el aire y la naturaleza, ayuda a la relajación y la satisfacción.

Pero el ciclismo también evita la contaminación por CO2 y reduce el efecto invernadero. Apoya al cambio ecológico tan deseado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.