La guerra de Rusia contra Ucrania

El equipo de médicos del hospital de campaña que recibió nuestros cascos y chalecos antibalas a principios de abril de 2023 también incluía a Oleg, enfermero de primeros auxilios. El 6 de diciembre de 2023, Oleg nos envió un mensaje de texto y fotos suyas en el hospital. En su mensaje escribió: «Al comienzo de la invasión rusa de Ucrania, yo, como muchos de mis compañeros de escuela, cambié de clase y fui al frente como enfermero de primeros auxilios para ayudar a nuestros soldados a liberar nuestro país de los invasores rusos. El 1 de diciembre de 2023, estábamos sacando a soldados heridos del campo de batalla cuando nos atacaron. Fui alcanzada por proyectiles, pero me salvé gracias a la ayuda de Dios y al chaleco antibalas y al casco que usted me compró. Reciban mi más sincero agradecimiento con motivo de la festividad de San Nicolás y les deseo una larga vida”.

Conferencias / debates / testimonios

Muerte de Ihor Kozlovsky

Ihor Kozlovsky, historiador e investigador ucraniano de estudios religiosos, murió de un ataque al corazón el 6 de septiembre de 2023 en Kiev.

Kozlovsky tenía 69 años. Era originario de la región de Donetsk. Incluso después de la invasión rusa de 2014, nunca abandonó su ciudad natal. El 27 de enero de 2016, militantes de la llamada República Popular de Donetsk lo hicieron prisionero por su postura proucraniana. Kozlovsky permaneció en cautividad 700 días, en los que fue sometido a numerosas torturas. Fue liberado en un intercambio de prisioneros el 27 de diciembre de 2017.

Tras su regreso a Ucrania, trabajó en Kiev en el Departamento de Estudios Religiosos del Instituto de Filosofía de la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania.

Invitado en octubre de 2021 por nuestra asociación «Ad pacem servandam – Por la paz y contra la guerra», Ihor Kozlovsky viajó a Francia, Luxemburgo y Alemania para dar testimonio personal de los crímenes de guerra rusos contra civiles en Ucrania. Concedió varias entrevistas a periodistas alemanes, luxemburgueses y franceses.

Puede ver la conferencia que Ihor Kozlovsky pronunció en Mont-Saint-Martin (F) el 16 de octubre de 2021 haciendo clic en el siguiente enlace:

Guerra en Ucrania. 700 días de cautiverio y tortura. Ihor Kozlovsky testifica

Acciones de apoyo a Ucrania

Entrevista con la Sra. Tetyana PONOMARENKO, Directora de la clínica psiquiátrica de VORZEL (región de Kiev), realizada el 2 de julio de 2023 por la Sra. Natalya PANTALEONI, Vicepresidenta de «Ad Pacem servandam – Por la paz y contra la guerra».

Señora Ponomarenko, ¿cuáles eran las tareas y las terapias de este hospital psiquiátrico antes de la guerra que comenzó el 24 de febrero de 2022?
Desde su fundación, el hospital psiquiátrico N.2 de Vorzel ha tenido la tarea de satisfacer las necesidades de la población de Kyiv y de la región de Kyiv en términos de tratamiento y cuidados psiquiátricos. El hospital cuenta con un total de ocho departamentos, los más importantes de los cuales son: para niños y adolescentes, para personas con síndrome de Down, para autistas, para personas con trastornos psico-conductuales y para personas con retraso en el desarrollo mental. Una unidad se dedica a ayudar a enfermos adictos al alcohol.

¿Cuántas personas traumatizadas por la guerra procedentes de zonas en guerra reciben tratamiento en esta clínica en estos momentos? ¿Cómo han cambiado estas tareas desde el comienzo de la guerra? ¿Cuántos empleados y voluntarios trabajan aquí?
Desde 2017, el hospital se ha especializado en ofrecer ayuda a veteranos que han sufrido daños psicológicos a causa de los combates militares en el Donbass. La mayoría de los pacientes sufren traumas causados por la guerra de agresión rusa. Son soldados que lucharon en el frente y que no pueden hacer frente a la terrible realidad de la guerra: tuvieron que matar a gente o experimentar la muerte de amigos sin poder evitarlo. Entre los pacientes hay soldados que se sienten obligados por la sociedad a ir a la guerra, mientras que otros se libran de la guerra en el frente. También hay soldados que han experimentado el encarcelamiento y la tortura, y otros cuyos familiares han sido víctimas de violencia sexual. Por último, hay pacientes que, debido a su incapacidad para afrontar por sí mismos el trauma, se sumergen en adicciones a las drogas y el alcohol. Estas personas sufren sobre todo depresión profunda, ansiedad y tienen dolencias psicosomáticas.

El hospital puede acoger a un máximo de 300 pacientes, y entre 45 y 50 deberían poder ser tratados como pacientes ambulatorios, es decir, que acuden durante el día y pasan la noche en casa. El hospital cuenta actualmente con 16 médicos, 34 enfermeras y 16 empleados (secretaria, cocineros, conductores de ambulancia, obreros, servicio de limpieza). Hoy en día, el personal está sobrecargado de trabajo y claramente falto de personal, ya que el hospital acoge a más pacientes de los que permite la infraestructura. Cuando comenzó la guerra de agresión rusa en febrero de 2022, el hospital admitió a 62 pacientes del Hospital Psiquiátrico de Kharkiv. Tuvieron que ser evacuados de Kharkiv. Como el Hospital Psiquiátrico de Kharkiv no se reabrió tras el ataque ruso a la ciudad, todos los pacientes permanecen de momento en Vorzel. Durante el fin de semana, sólo hay un psiquiatra de guardia para los 300 pacientes.

Sin embargo, los voluntarios acuden al hospital para ofrecer su ayuda. En su mayoría son estudiantes de psicología y medicina a los que no se permite asumir responsabilidades en el tratamiento, por lo que las posibilidades de despliegue son limitadas. Hasta el comienzo de la guerra, el hospital contaba con un pabellón infantil. Ahora está cerrada.

Actualmente no hay niños en el hospital, ya que las familias prefieren tenerlos con ellos, o vienen como pacientes externos.

Los miembros de un club canino de Kyjiv vienen regularmente con sus perros para ayudar a los médicos con los enfermos a través de la canoterapia.

¿Cuáles son las principales enfermedades y trastornos mentales de los pacientes civiles y los soldados que vienen del frente?
La ley no nos permite a los responsables publicar datos estadísticos exactos de nuestros pacientes. Pero es un hecho que este hospital está especializado en el tratamiento de veteranos de guerra desde 2015.

¿Con qué expectativas) se alistaron estas personas para la guerra? ¿Son falsas estas esperanzas a la vista de lo que les espera allí a los soldados?
La historia personal de cada persona es diferente. Muchos patriotas se apuntaron a la guerra para defender a su país. Sólo que la realidad que espera a los soldados en el frente es mucho más cruel de lo que podían imaginar.

 ¿Estaban estos hombres y mujeres preparados para la guerra?
No, en general se puede decir que la gente no estaba preparada para la guerra en absoluto. Hasta el día del ataque masivo ruso, nadie creía realmente que algo así fuera posible. La conmoción entre los ucranianos fue aún mayor.

¿Cuenta esta clínica con suficiente personal capacitado para las terapias?
Falta personal, sobre todo personal formado en el campo de los traumas de guerra. Algunos de los asesores están agotados. Y faltan medicamentos; las cuotas garantizadas por el gobierno se han reducido, aunque el hospital necesita muchos más medicamentos en estos tiempos de guerra.

¿Qué hacen estos hombres y mujeres después de la terapia?
Los pacientes civiles vuelven a la sociedad civil después del tratamiento. Por desgracia, el número de recaídas es elevado. Esto tiene que ver con el hecho de que la guerra continúa y hay fuertes sirenas antiaéreas casi todos los días. Todos los días llegan noticias trágicas. Después de su tratamiento, la mayoría de los soldados vuelven al frente.

 ¿A qué retos materiales y de personal se enfrenta hoy la clínica?) ¿Qué es lo que falta por encima de todo?
Sobre todo faltan medicamentos y el equipo médico y material necesario. Durante la ocupación rusa, todos los ordenadores y equipos médicos fueron robados o destruidos. El sistema de calefacción sufrió graves daños. Incluso se robaron cazos y cubiertos de la cocina. Las enciclopedias médicas del despacho del director fueron quemadas. Varios departamentos del hospital necesitan urgentemente una renovación. En muchas habitaciones donde se arrancaron ventanas y puertas durante la ocupación ha caído nieve y lluvia, por lo que los revestimientos del suelo están dañados y ha aparecido moho en muchos lugares. Hay que cambiarlos urgentemente. El pequeño invernadero donde los pacientes cultivaban sus propias verduras, que también forma parte de las terapias, fue destruido.

¿Recibe la clínica ayuda del extranjero? ¿En qué medida cubren estas ayudas las necesidades de la clínica?
En primer lugar, son los ciudadanos ucranianos los que ayudan tras la liberación de Vorzel y el regreso de los internos al hospital. Algunos granjeros de los alrededores traen productos lácteos y alimentos. Los clubes deportivos de Kyjiv han ayudado a limpiar y, en la medida de lo posible, reparar los edificios tras la ocupación.

Una organización alemana hizo una donación monetaria para comprar medicinas. Estos deberían durar hasta finales de 2023. Pero las necesidades reales han aumentado tan rápidamente que estos paquetes de ayuda se agotaron en el transcurso de sólo 3 meses.

Cuando la señora Pantaleoni preguntó si «Ad Pacem» podía ayudar de inmediato con un donativo para la compra de medicamentos, a la directora se le saltaron las lágrimas. Confesó que en ese momento, en muchas zonas, la clínica sólo disponía de medicamentos hasta el final de la semana en curso. Aceptó agradecida la oferta para la compra inmediata de un paquete de ayuda de 1.000 euros.

Tetyana Ponomarenko con Natalya Pantaleoni y nuestro representante en Ucraina Anatoly Kmetko.

Acciones de apoyo a Ucrania, La guerra de Rusia contra Ucrania

1 de septiembre de 2023: El hospital psiquiátrico de Vorzel (región de Kiev) ha recibido medicamentos para el tratamiento de las víctimas de la guerra. Estos medicamentos se compraron con el dinero que nuestra asociación Ad Pacem recibió en agosto en Italia, durante los dos conciertos benéficos en Serra Sant’Abbondio y Pergola y el llamamiento a donativos en el convento franciscano de Ostra Vetere.

Boletín de noticias

Newsletter 25

Queridos amigos,

Visitar museos, exposiciones y lugares de recuerdo de guerras pasadas es una de las actividades de nuestra asociación Ad Pacem. Debido al periodo Covid y a nuestro compromiso con los refugiados ucranianos en 2022, tras la guerra de agresión rusa, hemos suspendido temporalmente estas actividades.

Museo de la Guerra de Bastogne

El sábado 17 de junio, le invitamos a visitar el Museo de la Guerra de Bastogne.
La visita guiada comenzará en el Museo a las 9 horas y finalizará, en su primera parte, hacia las 12.30 horas. Después, habrá ocasión de visitar la librería del Museo y tomar un café en el Bistrot de la Paix. Después, haremos un picnic con nuestros almuerzos para llevar en una zona del museo, con una bebida por persona. Hacia las 13:30, continuaremos con una segunda salida de media hora a unos kilómetros del museo.
Hacia las 14:30, emprenderemos el regreso a casa.
La entrada costará 20 euros para los adultos, y nuestra asociación pagará la entrada de los jóvenes menores de 16 años.
Aquellos que deseen compartir coche, les rogamos que nos comuniquen antes del 15 de junio a [email protected] si son de los nuestros, tienen coche o desean que les llevemos a Bastogne.
Nuestro secretario se pondrá en contacto con usted para organizar el transporte compartido desde los distintos puntos de encuentro.

En bici por el clima – en bici por la paz

Aprovecho la ocasión para anunciar nuestra próxima Bicicleta por el Clima, que tendrá lugar el sábado 15 de julio, de 10.00 a 17.00 horas, en los carriles bici del sur de Luxemburgo.
La bicicleta es buena para la salud, para el clima y para la paz.
Así que no dudes en reservar la fecha y unirte a nosotros.
Ya puedes inscribirte enviando un correo electrónico a [email protected]. A principios de julio te enviaremos por correo electrónico más información sobre la ruta.

¡Saludos por la paz!

Claude Pantaleoni
Presidente

Acciones de apoyo a Ucrania, La guerra de Rusia contra Ucrania

Desde marzo de 2023, Ad Pacem apoya el hogar infantil Misto Dobra (Ciudad de la Bondad), en Chernivtsi (Ucrania occidental), donde el centro acoge a 400 refugiados de guerra, entre ellos 150 niños procedentes de orfanatos. Son niños desde su nacimiento hasta los 7 años. Desde el comienzo de la guerra, también se ha acogido a madres con hijos procedentes de las zonas de guerra. Además, tres hogares infantiles de Odessa y Mykolaiv fueron evacuados allí. Hasta mediados de mayo de 2023, se financiaron 10 camas infantiles, 10 cómodas infantiles con cambiadores, 5 purificadores de aire y una limpiadora de vapor Kärcher.